¿Has comprado un vehículo y no te lo dan o se están retrasando en dártelo?. Esta situación, por desgracia, suele ser habitual y es una de las causas por las que se acude a nuestro despacho.
A continuación os contamos qué es lo que se puede hacer en estos casos y que derechos tiene el consumidor ante ello.

FOTOGRAFÍA AUTOR: FREEPICK

¿Hay un plazo legal para entregar un vehículo?

Cuando compramos un vehículo a través de un contrato de compraventa, en éste se establece un plazo de entrega del vehículo al comprador, que en algunos casos no se cumple o es muy amplio.

Es por ello que muchos compradores se preguntan si legalmente existe una Ley que establezca un plazo máximo para la entrega de vehículos.
Pues bien, en el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias, en su artículo 66 bis, se establece que:

« salvo las partes acuerden otra cosa, el empresario entregará los bienes mediante la trasmisión de su posesión material o control al consumidor y usuario, sin ninguna demora indebida y en un plazo máximo de 30 días naturales a partir de la celebración del contrato.”.

Como vemos, la legislación establece un plazo de entrega del vehículo de 30 días. No obstante deja abierta la puerta a que puede ser un plazo más amplio si lo acuerdan las partes. A este resquicio se suman los concesionarios, dado que la entrega del vehículo depende de los fabricantes, por lo que los plazos son más amplios y siempre hay que estar ante lo que se establezca en el contrato.

FOTOGRAFIA AUTOR: FREEPICK

¿Qué puedo hacer si se retrasan en entregarme el coche?

Muy bien, sabemos que el plazo de la entrega del vehículo va a ser el que se establezca en el contrato de compraventa o un mes, pero: ¿Qué sucede si pasa ese plazo y seguimos sin que nos entreguen el vehículo?

En este caso, si el empresario incumple el plazo de entrega, el consumidor podrá solicitar otro plazo de entrega, pero si en este tampoco se le ha entregado el vehículo tendrá derecho a resolver el contrato de compra venta de inmediato.

Esta resolución causará que el empresario tenga que devolver al comprador, sin demora indebida, todas las cantidades que hubiese abonado por la compra del vehículo.
En caso de incumplimiento de un plazo de entrega pactado superior a un mes o injustificado, el cliente tendrá derecho a percibir el doble de lo que haya abonado y podrá reclamar daños y perjuicios.

Asimismo puede suceder que en el contrato no se establezca un plazo, sino que se establezca una fecha en concreto de entrega del vehículo. Pues bien en estos casos, si llega dicha fecha el vehículo no es entregado, el comprador puede resolver el contrato de inmediato sin necesidad de tener que solicitar otro nuevo plazo.

¿No te entregan tu coche?

 

¡Asesórate con nosotros!

 

¿Y si no me entregan el coche que he comprado?

En caso de que no se entregue el vehículo de ninguna manera, el comprador tiene el derecho de resolver el contrato, basándose en el artículo 1124 del Código Civil que establece:

La facultad de resolver las obligaciones se entiende implícita en las recíprocas, para el caso de que uno de los obligados no cumpliere lo que le incumbe.
El perjudicado podrá escoger entre exigir el cumplimiento o la resolución de la obligación, con el resarcimiento de daños y abono de intereses en ambos casos. También podrá pedir la resolución, aun después de haber optado por el cumplimiento, cuando éste resultare imposible.”

Es decir, el comprador podrá exigir el cumplimiento del contrato o la resolución con indemnización por daños.

¿Qué ocurre si el coche que he comprado era destinado para realizar una actividad laboral?

Otro de los casos con los que nos podemos encontrar es que el vehículo que se ha comprado fuera destinado a una actividad laboral, es decir, que sea necesario para realizar un trabajo, como puede ser, por ejemplo, un taxi.

En estos casos, si el vendedor se retrasa en la entrega del vehículo, el comprador no solo puede resolver el contrato y solicitar la devolución de las cantidades abonadas, sino que también puede solicitar una indemnización por daños y perjuicios, puesto que el no traerle el vehículo le ha impedido desarrollar su actividad laboral.

Todo ello lo corrobora reiterada jurisprudencia que se basa en el lucro cesante que está regulado en el Artículo 1106 del Código Civil.