Que los menores utilicen nuestros móviles, tablets u otros aparatos electrónicos para acceder a Internet  es algo que vemos muy normal y común. No obstante, seguramente no nos hemos parado a pensar que en esos dispositivos tenemos registrada y guardada nuestro número de tarjeta o cuenta bancaria, lo que conlleva un alto riesgo a que nuestros hijos, con un solo «clic», compren cualquier cosa de forma online.

Estos hechos son bastante corrientes y conllevan muchas dudas a los padres. Por ello, el otro día estuvimos explicando cómo recuperar el dinero de las compras que realiza un menor sin el consentimiento de los padres a través de Internet, en el programa de Aragón Tv:Otro Punto de Vista”.

A continuación os dejamos el video de nuestra aportación a esclarecer estos hechos y os explicamos qué podemos hacer ante este tipo de situaciones.

¿Es fácil que nuestro hijo/a compre en internet?

Hoy en día, es innegable que nuestros hijos acceden a nuestro móvil o tablet con una gran facilidad. La mayoría de estos móviles tienen guardada y configurada nuestra tarjeta de crédito o nuestra cuenta bancaria, lo que conlleva a que el menor simplemente con pulsar un botón, bien de forma intencionada o por error, compre cualquier cosa.

Asimismo, muchos de los juegos que les dejamos jugar a través de estos soportes disponen de la posibilidad de conseguir opciones extras del mismo pagando una cantidad de dinero, la cual se realiza simplemente dando aceptar.

Pues bien, este simple “clic” hace que muchos padres pierdan mucho dinero sin que se den cuenta.

¿Puedo recuperar el dinero de una compra online realizada por un menor?

Cuando el menor realiza una compra por Internet sin el consentimiento de los padres, la primera pregunta que nos hacemos es: ¿Puedo recuperar el dinero de esta compra?.

Pues bien,  para ello debemos prestar atención a lo que establece nuestra legislación.

Contrato anulable

Nuestro Código Civil establece en el Artículo 1261 que para que un contrato sea válido se tienen que cumplir los siguientes requisitos: Consentimiento de las partes, el objeto cierto que sea materia de contrato y la causa de la obligación que se establezca.

Pues bien, el artículo 1263 del Código Civil señala que no podrán prestar consentimiento los menores no emancipados, salvo en aquellos contratos que las leyes les permitan realizar por sí mismos o con asistencia de sus representantes, y los relativos a bienes y servicios de la vida corriente propios de su edad de conformidad con los usos sociales.

Si es cierto que  en determinados casos los menores de edad sí que pueden dar determinados consentimientos  sin la necesidad de ser autorizados por los padres, por ejemplo aquellos menores emancipados.

Por todo ello, toda compra que realice un menor sin el consentimiento de los padres no es considerada válida al no concurrir los requisitos necesarios para que se dé por válido el contrato.

En definitiva, en estos casos el contrato será anulable y por tanto los padres podrán recuperar el dinero que ha gastado el menor.

Plazo para desistir de la compra en Internet: Ley de Servicios de la sociedad de la información y del comercio electrónico y la Ley en Defensa de Consumidores y Usuarios.

Independientemente de lo anterior, hay que señalar que la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico y la Ley en Defensa de Consumidores y Usuarios, establece que un plazo para desistir del producto o servicio comprado a través de Internet.

En concreto, establece un plazo de catorce días desde que te llega el producto para poder desistir del mismo sin tener que dar ningún tipo de justificación.  Es importante saber que este derecho a desistimiento no es aplicable a todos productos, por ejemplo en los productos perecederos, personalizados o de higiene entre otros, no pueden ser devueltos.

Además, la Ley establece que los sitios web a través de los cuales nosotros compramos tienen que informar sobre este derechos y que en caso de no hacerlo el plazo de 14 días será prorrogable hasta 12 meses.

Por todo ello, si nos damos cuenta en este plazo de que nuestro hijo ha realizado una compra que no hemos autorizado podremos devolverlo sin ningún problema, encontrando esta vía como otra solución.

 

Comunicación con las empresas para la devolución

A parte de las posibilidades anteriores, es cierto que al haber habido bastantes casos de este tipo, las compañías ya son conocedoras de este problema, por lo que no suelen dar ningún problema en devolver el dinero  si se le explica la situación.

Es decir, que otra de las opciones para recuperar el dinero es ponerse en contacto con la empresa a la que se le ha hecho la compra, explicarle que la compra la ha realizado un menor y que  desea la devolución del dinero.  Normalmente no hay problema en devolver el dinero.

A más a más, aplicaciones como APP STORE (IOS)  o PLAY STORE (Android) ya incorporan en su configuración opciones de compra por error a la que puedes acceder para que te devuelvan el dinero.

¿Cómo prevenirlo?

Para prevenir que los menores accedan de forma sencilla a comprar por Internet es recomendable no solo educar a los menores acerca de las nuevas tecnologías, sino que también es imprescindible incorporar medidas de seguridad en los propios dispositivos, tales como no dejar guardado el número de tarjeta de crédito o poner contraseña para confirmación de compra, entre otros.

Asimismo, hay aplicaciones y sistemas operativos que ya dan opción de poder restringir la accesibilidad de los menores a esta clase de datos. Por ejemplo, Android da la opción de tener un perfil para el menor en el que solo puede acceder a las aplicaciones que establezcas.

En caso de sufrir uno de estos casos es imprescindible ponerse en contacto con un abogado especialista en la materia.