Ya son varias las consultas que han llegado a nuestro despacho preguntando acerca de la emancipación de menores, como por ejemplo: ¿Puede mi  hijo menor de edad irse de casa o independizarse sin mi consentimiento?, ¿Qué sucede si me emancipo y me arrepiento? O ¿Qué requisitos necesito para emanciparme?

Como este asunto trae multitud de incógnitas, a continuación os contamos qué es la emancipación y todo lo que se debe saber de ella.

¿Qué es la emancipación?

Para poder explicar qué es la emancipación, lo primero que debemos indicar es que toda persona que no haya alcanzado la mayoría de edad es dependiente de sus padres o tutores legales, que son aquellos que ostentan la patria potestad y los que deciden por ellos en determinados aspectos.

Cuando se alcanza esa mayoría de edad, que son los 18 años,  es cuando ya se adquiere la plena independencia y la pena capacidad de obrar al extinguirse  la patria potestad.  Es decir, mientras se es menor de edad  la capacidad de obrar se encuentra limitada y para la realización de determinados actos se necesita el consentimiento de los padres o tutores legales.

Pues bien, la emancipación es aquello que permite que los menores de 18 años, siempre y cuando hayan cumplido ya los 16 años, puedan considerarse como mayores de edad, salvo en determinados actos concretos que seguirá necesitando  el consentimiento de sus padres o tutores legales.

Causas para emanciparme

Según el artículo 314 de nuestro Código Civil, se puede conseguir la emancipación cuando:

  • Se adquiere la mayoría de edad
  • Por concesión de los que ejercen la patria potestad
  • Por concesión judicial

 

En caso de que se adquiera la emancipación por concesión de los que ejercen la patria potestad, se tendrá que obtener consentimiento de los padres o tutores legales para llevar a cabo esta emancipación, el menor tiene que estar de acuerdo y todo ello se debe otorgar en escritura pública ante notario y ser inscrita en el Registro Civil.

Por otro lado,  la concesión de emancipación por vía judicial consiste en que es el propio Juez el que determina que se lleva a cabo la emancipación. Esta se podrá solicitar, bien cuando el que ejerce la patria potestad se haya casado otra vez o conviva de hecho con otra persona, cuando los padres vivan separados o cuando concurra justa causa que entorpezca el ejercicio de la patria potestad.

Anteriormente se podía adquirir la emancipación a través del matrimonio, pero desde la entrada en vigor de la nueva Ley de Jurisdicción Voluntaria esto no es posible.

Por último, cabe señalar que se considerará un menor emancipado cuando éste viva independiente de sus padres con consentimiento de ellos. Eso sí, este consentimiento podrá ser revocado en cualquier momento.

¿Qué efectos tiene la emancipación?

Como ya hemos adelantado anteriormente, la emancipación permite al menor de 18 años y mayor de 16 años extinguir la patria potestad y poder regir sobre su persona y sobre sus bienes independientemente.

No obstante, tiene limitaciones, dado que en determinados casos se necesitará igualmente del consentimiento de los padres y tutores legales. Estos casos son los siguientes:

  • Cuando el menor quiere solicitar un prestamos, gravar o vender inmuebles, establecimientos mercantiles o industriales
  • Disponer de bienes de extraordinario valor. Ser defensor de los bienes de un desparecido o representante del declarado ausente
  • Otorgar testamento “ológrafo
  • Adoptar por sí mismo una herencia sin beneficio de inventario, pedir partición de una herencia
  • Ser curador o tutor

¿Qué sucede si me arrepiento?

Es importante saber que el otorgamiento de la emancipación es un acto irrevocable, lo que quiere decir que no hay vuelta atrás. Por tanto, es una decisión que debe ser estudiada y tenerla muy clara antes de iniciar el procedimiento.

 

Si tiene cualquier duda sobre la emancipación, no dude en poner en contacto con nosotros, estaremos encantados de atenderle.