Un tema que suele aparecer con mucha frecuencia en las reuniones con nuestros clientes es el tema del uso de la vivienda familiar cuando hay un divorcio.

Pero no solo eso, sino que una de las cuestiones que más se plantean es qué hacemos con el uso de la vivienda familiar con los hijos son mayores de edad.

Normalmente cuando una pareja se separa o se divorcia y tienen hijos en común el domicilio suele quedarse en uso del progenitor que tiene la custodia de los hijos, independientemente sea de propiedad de uno o de otro.

Así lo establece el artículo 96 del Código Civil que atribuye el uso de la vivienda familiar a los hijos menores de edad al progenitor en cuya compañía queden.

Atribución de la vivienda con hijos comunes

Para saber a quién le corresponde la atribución de la vivienda tenemos que tener en cuenta diferentes factores:

 

Tipo de divorcio

Hoy en día puede realizarse divorcios contenciosos o divorcios de común acuerdo. En el caso de los divorcios contenciosos tendremos que estar ante lo que nos establece el Juez en sentencia. En cambio , en los divorcios de común acuerdo deberemos atender a lo que se ha pactado, es decir, que en este caso son los propios progenitores los que establecen quién se queda con la vivienda.

 

Edad de los hijos

Para saber durante cuánto tiempo pueden tener el uso de la vivienda familiar tenemos que atender a la edad de los hijos.

Si cuando se efectúa el divorcio los hijos son menores de edad, no se suele establecer ninguna limitación temporal. No obstante, hay sentencias que sí que han establecido que el uso de la vivienda familiar la ostenta el progenitor que tiene la custodia de los hijos, hasta que éstos alcancen la mayoría de edad, hasta que se realice la liquidación el régimen económico ganancial o se venda la vivienda.

Por otro lado, si cuando se efectúe el divorcio los hijos son mayores de edad sí que se suele utilizar una limitación temporal, siempre teniendo en cuenta la edad, su dependencia económica y la posibilidad de acceder a un trabajo.

 

¿Qué pasa con la vivienda familiar cuando los hijos son mayores de edad?

En la mayoría de los casos, los progenitores cuando se divorcian tienen hijos menores de edad y cuando pasa el tiempo y éstos alcanzan la mayoría de edad, el progenitor que se ha visto privado del uso de la vivienda familiar, quiere recuperarla.

A priori se podría pensar que cuando los menores alcanzan la mayoría de edad, el progenitor que tiene atribuida el uso de la vivienda habitual de forma automática, tiene que dejarla.

Pues bien, para poder determinar qué se tiene que hacer con la vivienda llegado este momento debemos consultar nuestra jurisprudencia.

Varias sentencias de nuestro ordenamiento jurídico establecen que cuando los hijos menores alcanzan la mayoría de edad , la situación ha cambiado y ya no es el progenitor que tiene la custodia de los hijos quien se tiene que quedar con la vivienda, sino que será el progenitor que más necesitado de protección esté.

En definitiva, se quedará con el uso de la vivienda el progenitor que más lo necesite. Para poder  determinar esto se puede plantear por vía judicial una modificación del uso de la vivienda, bien para cambiar de titular del uso o para establecer una limitación temporal de la misma.