Ser víctima o autor de un delito leve puede darse durante todas las épocas del año, si bien es cierto que en temporadas como la que estamos pasando, de Navidad, pueden aumentar considerablemente debido a las celebraciones y el alcohol.

Los delitos leves pueden ser de diferentes tipos, pero hay algo que debes saber si te encuentras implicado en uno de estos ilícitos y es que se tiene un tiempo para denunciar el hecho y pasado ese tiempo ya no puedes hacerlo porque el delito ha prescrito.

Como este tema es importante, hemos decidido daros toda la información necesaria que debéis tener para saber cómo actuar en caso de verse inmerso en un delito leve.

hammer-611582_960_720

¿Qué es un delito leve?

Antes de empezar a hablar de la prescripción, debemos saber qué es eso de los delitos leves. Pues bien, con la entrada en vigor de la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, por la que se modifica el Código Penal, desaparecieron las faltas y se cambiaron por delitos leves.

En definitiva, podemos decir que las antiguas faltas son ahora los llamados delitos leves, no obstante no todas las faltas son ahora delitos leves, sino que algunas que se tipificaban anteriormente como faltas, como por ejemplo pueden ser las injurias, ahora, a menos que sea un caso muy grave, no se regulan por el Código Penal.

Una de las diferencias entre las antiguas faltas y los delitos leves es que estos últimos llevan aparejados antecedentes penales.

Hablamos de delitos leves por ejemplo cuando hay un hurto, estafa o apropiación indebida si es menos de 400.-€. También lo son ciertas lesiones, amenazas o coacciones.

Por último, en cuanto a las penas, este tipo de delitos puede llevar aparejada desde una multa económica hasta la privación de un derecho, como de conducir, tenencia de animales o trabajos en beneficio de la comunidad.

igromania-1894847_960_720

¿Qué es la prescripción?

Para poder definir la prescripción debemos acudir a la RAE, que nos la define como «el modo de extinguirse un derecho como consecuencia de su falta de ejercicio durante el tiempo establecido por Ley».

Por tanto, si lo trasladamos al mundo jurídico, es el plazo que se tiene para poder denunciar un delito y una vez finalizado ese plazo se extingue la responsabilidad criminal y se borra los efectos de la infracción.

Por lo que si somos víctimas de un delito, independientemente si es leve o no, debemos saber el plazo de prescripción para que no se pase y podamos denunciar los hechos constitutivos de delito.

judge-gavel-1461291328XaU

¿Qué plazo hay de prescripción para los delitos leves?

El artículo 131 del Código Penal establece cuál es el plazo de prescripción de los delitos y éste dependerá del tipo de condena que tenga el delito. Por ejemplo, un delito que tenga aparejada una pena de prisión de 15 a 20 años prescribirá a los 20 años, un delito que tenga aparejada una pena de prisión de más de 10 años y menos de 15 prescribirá a los 15 años y un delito que tenga aparejada una pena de prisión de más de 5 años y menos de 10 prescribirá a los 10 años y los demás delitos graves prescribirán a los 5 años.

Pero, estos casos no son los que nos atañen en este momento. En el caso de los delitos leves el plazo de prescripción será de 1 año. Antes de la reforma del Código Penal las faltas tenían una prescripción de 6 meses.

calendar-660670_960_720

¿Desde cuándo se empieza a contar el plazo de prescripción?

Como vemos, es muy importante conocer qué plazo de prescripción existe cuando somos participes, ya sea como víctima, como autor o cómplice de un delito leve, pero una vez sabemos cuántos años tenemos para interponer la denuncia pertinente, deberemos saber desde cuándo empieza a contar este plazo.

Pues bien, el plazo comienza a computarse desde el día que se haya cometido la infracción punible.

 

¿Se puede interrumpir este plazo?

Otro de los aspectos importantes que debemos tener presente es que este plazo se puede interrumpir, es decir, se puede parar quedando así sin efecto el tiempo transcurrido.

El artículo 132.2 del Código Penal establece que se interrumpirá la prescripción cuando el procedimiento se dirija contra la persona indiciariamente responsable del delito, comenzando a contarse de nuevo desde que se paralice el procedimiento o termine sin condena de acuerdo.