Comprar un vehículo, ya sea de segunda mano o de primera,  conlleva un gran desembolso de dinero, por lo que debemos estar seguros de que el vehículo que estamos comprando de verdad cumple todas las características que nos anuncian o prometen.

Por desgracia, es muy habitual que lleguen a nuestro despacho personas que han comprado un coche y que a los días han empezado a ver como les fallaba, surgiendo así los tan temidos vicios ocultos de los que ya hablamos  en otro de nuestros post que podéis leer aquí.

En el artículo que os traemos hoy os vamos a hablar de una práctica que se ha convertido  en habitual y es la correspondiente a vender un vehículo con unos kilómetros que no son los reales. 

¿Cómo se que me han engañado con el kilometraje y que puedo hacer?

Trucar” el cuentakilómetros de los vehículos es una práctica bastante habitual y es más, cada vez aumenta más el porcentaje de vehículos de segunda mano que  se venden con el cuentakilómetros trucado.

Modificar los kilómetros es relativamente fácil, pero el que lo hace puede dejar evidencias de que lo ha hecho. Para poder averiguar si el coche que acabas de comprar tiene trucado el cuentakilómetros debes hacerte con el libro de mantenimiento, ya que aquí se anotan los kilómetros que tiene el vehículo cada revisión. Este libro debe aportarlo el vendedor del vehículo, pero si no es así y no puedes hacerte con él,  puede averiguar si el vehículo ha acudido a algún taller oficial de la marca y si es así llamar para que os digan que kilometraje tienen ellos apuntado en la revisión y cotejarlo con los que supuestamente tiene el vehículo a día de hoy.

Asimismo, las estaciones de ITV tienen la obligación de anotar el kilometraje de cada vehículo que inspeccionan por lo que este medio también puede ayudarte a saber los kilómetros que tiene en realidad tu vehículo.

Una vez realizada las averiguaciones pertinentes te das cuenta que el vehículo que has comprado tiene trucado el cuentakilómetros debes ponerte en contacto con un abogado para poder reclamar dicho acto.

Procedimiento civil

La vía más común y la más recomendable en este tipo de engaños es la del procedimiento civil a través de una demanda solicitando la resolución del contrato de compraventa del vehículo o la rebaja del precio.

El acto de truncar los kilometrajes es claramente  un incumplimiento de obligaciones reciprocas y por lo tanto podremos acudir a lo amparado en el artículo 1124 del código Civil, que establece que el perjudicado podrá escoger entre exigir el cumplimento o la resolución de la obligación con el resarcimiento de daños y abono de intereses en ambos casos.

Asimismo la Ley en Defensa de Consumidores y usuarios también da la opción en estos casos de rebajar el precio del vehículo o resolver el contrato y por tanto devolver el vehículo.

En definitiva, en este procedimiento se nos puede dar la opción bien de quedarnos con el vehículo pero rebajar el precio que hemos pagado por él, dado que los kilómetros no son los que nos dijeron, o bien  devolver el vehículo y que nos devuelvan el dinero que hemos pagado por él.

Procedimiento penal

Otro de los procedimientos a los que se puede acudir en caso de sufrir este engaño es al procedimiento penal.

Lo primero que debemos saber es que el simple hecho de trucar el cuentakilómetros no es considerado delito en nuestro Código Penal, pero sí que lo es el que lo hace con ánimo de engañar a una persona con el objetivo de obtener un beneficio económico, ya que estaría competiendo un delito de estafa.

El delito de estafa está recogido en los artículos 248 y siguientes del Código Penal y establece, para los autores de este delito una condena de prisión de 6 meses a tres años e incluso en algunos casos de 1 a 6 años.

Es importante saber que es imprescindible poder demostrar el ánimo de estafar del vendedor, algo que en estos casos puede ser un tanto complicado.