Comprar un vehículo supone una inversión importante, por ello debemos de estar seguros de la compra que hacemos y del dinero que nos gastamos.

Son muchos los casos que nos llegan de personas que compran un vehículo pensando que está perfecto y  a los días se dan cuenta que tiene averías que no sabían.

En el artículo que os traemos hoy os vamos a contar qué se puede hacer en estos casos.

¿Qué es un vicio oculto?

Los vicios ocultos son todos aquellos defectos graves que tiene un bien, en este caso un vehículo, qué no están a simple vista y que hace impropio el uso del mismo o disminuye considerablemente su valor, lo que conllevaría al comprador, en el caso de haberlo sabido antes de comprar, a no hacer tal compra o haber pedido una rebaja en su precio.

 

¿Quién tiene que hacerse cargo de los vicios ocultos?

En primer lugar, es importante destacar que no es lo mismo comprar un vehículo de segunda mano a un particular que comprar un vehículo a un profesional, ya que la legislación a aplicar es diferente. En el primer caso se aplicaría el Código Civil y en el segundo la correspondiente a Consumidores y Usuarios.

En el caso de compraventa de un vehículo entre particulares, cuando nos encontramos ante un caso de vicios ocultos, tenemos que saber que el vendedor se tiene que hacer cargo de estos defectos, tal como establece el artículo 1.484 y siguientes del Código Civil:

“El vendedor estará obligado al saneamiento por los defectos ocultos que tuviere la cosa vendida, si la hacen impropia para el uso a que se la destina, o si disminuyen de tal modo ese uso que, de haberlas conocido el comprador no la habría adquirido o habría dado menos precio por ella”

“El vendedor responde al comprador del saneamiento por los vicios o defectos ocultos de la cosa vendida aunque los ignorase”

Por el contrario, el vendedor no responderá o no será responsable de los defectos manifiestos o que estuvieran a la vista, ni tampoco de los que no lo estén, si el comprador es un perito que, por razón de su oficio o profesión, debía fácilmente conocerlo.

¿Qué puedo exigir?

Si el vehículo tiene vicios ocultos se puede optar entre desistir el contrato, abonándose los gastos que se pagaron o rebajar una cantidad proporcional del precio.

Además, si el vendedor conocía los vicios ocultos del vehículo y no se los expresó al comprador, se podrá exigir también una indemnización por daños y perjuicios si se optara por la rescisión del contrato.

¿Qué tiempo tengo para reclamar?

Para poder reclamar por vicios ocultos se tiene un tiempo determinado. En caso de compraventa entre particulares se tiene un plazo de 6 meses desde la entrega del vehículo. En cambio, si la compraventa es mercantil, el plazo es de 30 días siguientes a su entrega.

¿Qué requisitos debo cumplir para poder reclamar?

Para reclamar los vicios ocultos se tiene que interponer un procedimiento civil, por lo que es recomendable que se ponga en contacto con un abogado experto en el tema.

A su vez, para que la demanda se admita en el Juzgado, la Jurisprudencia ha establecido que se debe cumplir con una serie de requisitos:

  • Deben ser defectos graves, ocultos o no aparentes
  • Existencia de estos defectos anterior a la compraventa
  • No susceptibles de ser apreciados a simple vista
  • Que la acción se ejerza en el plazo concreto

En conclusión, si su vehículo tiene vicios ocultos puede reclamarlos. Para ello, deberá ponerse en contacto con un abogado especialista para que le asesore y le tramite tal reclamación.

No te agobies, tu caso tiene solución

¡Ponte en contacto con nosotros!!

Si le ha gustado o te ha sido útil este artículo, no lo dude y compártalo en tus redes sociales.