Cuando el divorcio o la ruptura son la única solución a una relación y  ésta  tiene hijos en común, una de las primeras cuestiones a las que tienen que  hacer frente la pareja  es a qué tipo de custodia van a recurrir para que ambos progenitores puedan ver a sus hijos.

Últimamente la mayoría de parejas que se divorcian o rompen suelen escoger la custodia compartida, una custodia que si no sabes en qué consiste te la explicamos en nuestro post ¿En qué consiste la custodia compartida? Y que además hace surgir numerosas cuestiones.

En el post que os traemos a continuación os resolvemos algunas preguntas frecuentes sobre la custodia compartida.

¿La mala relación  entre los progenitores  impide la custodia compartida?  

En muchas ocasiones los progenitores  de los menores pueden tener muchos conflictos entre sí, llevarse realmente mal o incluso no tener ni siquiera contacto, algo que a priori puede afectar a la relación con su hijo. Por ello, en muchas ocasiones se cree que la mala relación entre los padres es una circunstancia que impide poder optar por una custodia compartida.

Si nos centramos en nuestra Jurisprudencia, los Tribunales han aclarado que las malas relaciones entre los cónyuges o progenitores del menor, por si solas, no son relevantes para determinar un tipo de guarda y custodia, por lo que no impide la custodia compartida, a no ser que ésta mala relación afecte gravemente el interés del menor.

¿Ser víctima de violencia de género impide la custodia compartida?

Este supuesto también trae mucha Jurisprudencia, puesto que es un tema muy debatido por los jueces, ya que hay algunos Tribunales que establecen que aunque haya una denuncia o una sentencia sobre violencia de género, ésta no le hace ser incapaz para llevar una custodia compartida, mientras que otros tribunales establecen que no podría haber una custodia compartida en este caso.

Sí que es cierto que nuestro Código Civil, en el artículo 92.7, se establece lo siguiente:  «No procederá la guarda conjunta cuando cualquiera de los padres esté incurso en un proceso penal iniciado por atentar contra la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o la libertad e indemnidad sexual del otro cónyuge o de los hijos que convivan con ambos.Tampoco procederá cuando el Juez advierta, de las alegaciones de las partes y las pruebas practicadas, la existencia de indicios fundados de violencia doméstica.”

¿Los informes psicosociales son determinantes para una custodia compartida?

En la mayoría de procedimientos de familia, en concreto en el de divorcio o medidas paternofiliales, se solicita que se realice un informe psicosocial, que es un informe realizado por un profesional de la psicología que estudia a los menores , a los padres y la situación y determina que régimen de custodia es el más favorable para el caso.

Estos informes son muy importantes pero no son decisivos, es decir, que si en el informe se aconseja la custodia compartida no tendremos una custodia compartida, siempre decidirá el Juez teniendo en cuenta que es lo más beneficioso para el menor.

¿Qué pasa si el niño/a es lactante?

Otra de las preguntas que suelen ser muy comunes es la de que sucede cuando el niño es lactante. Pues bien, esta cuestión da lugar a muchas controversias, no solo en la sociedad, sino también dentro de los tribunales.

Algunos juzgados ven que no es apropiado conceder una custodia compartida en el caso de un niño lactantes sino que lo apropiado es establecer una custodia individual a favor de la madre. Por el contrario otros juzgados si que ven viable dicha custodia y más si por ejemplo el menor no es amamantado directamente por la madre.

En algunas ocasiones, lo que se suele hacer es poner  al principio una custodia individual para que con el paso del tiempo se vaya haciendo compartida.

Es recomendable contactar con un abogado especializado en el tema.

¿Qué sucede sin los padres viven lejos uno del otro?

Que los padres vivan lejos los unos de los otros es algo muy importante, ya que la movilidad para los hijos puede conllevarles un gran perjuicio en su desarrollo y salud emocional.

Sin embargo, los tribunales establecen que se debe estar siempre al caso concreto, porque no es lo mismo estar a 30 kilómetros de distancia, que en ciudades diferentes, o  que el menor sea un niño de 5 años que uno de 16 años.

En caso de ser un niño de menor edad, la distancia es mucho más importante que para un adolescente, ya que éste está más preparado para poder desplazarse y no le causa ningún perjuicio.

Por todo ello es importante estar a cada caso concreto.

En conclusión, podemos decir que la lejanía entre las viviendas de los padres es un factor determinante ante la decisión de otorgar una custodia compartida o no.