Hurto, lesiones, amenazas, son solo alguna de las acciones calificadas como un delito leve, por lo que su realización conlleva la realización de un juicio y una posible condena.

Acudir a este juicio es altamente aconsejable que se haga acompañado de  un abogado especialista en Derecho Penal, bien acudas como  denunciante o como denunciado. Es por ello, que a continuación te contamos el por qué.

¿Qué es un delito leve?

Los Delitos leves son infracciones penales que son castigadas con una pena leve. Castigan, por tanto, conductas ilícitas pero que no revisten tanta gravedad como un delito. Este tipo de delito se incorporó con la reforma del Código Penal del 2015, delito que sustituyó a las antiguas faltas.

Las características principales de los delitos leves son las siguientes:

  • Todo delito leve implica antecedentes penales de hasta seis meses.
  • Para poder perseguir un delito leve es necesario que exista denuncia previa de la victima
  • Los delitos leves en general no se castigan con penas de prisión.
  • Los delitos leves prescriben al año de haberse cometido

En cuanto a qué tipo de actuaciones corresponden a un delito leve, estas pueden ser las siguientes:

  • Hurtar un producto por valor inferior de 400€
  • Apropiación indebida
  • Coacciones
  • Abandono animal
  • Omisión del deber de socorro
  • Daños por imprudencia menos grave
  • Estafa
  • Lesiones leves

 

¿Es obligatorio acudir con abogado a un juicio por delito leve?

Una de las cuestiones que más se plantea una persona que se ha visto involucrada en un delito leve es si es necesario ponerse en contacto con un abogado para poder tratar su asunto y que le asista en el juicio.

Pues bien,  la Ley de Enjuiciamiento Criminal determina que la intervención de abogado en este tipo de procedimiento no es obligatoria, a excepción de que el delito leve conlleve una pena de multa cuyo límite máximo sea de al menos 6 meses.

Es decir, que en general, no es obligatorio  contratar a un abogado para la asistencia de un juicio por delito leve ya que puede defenderse tanto el denunciante como el denunciado por el mismo.

Autor: Pressfoto

 

Razones por las que se debe acudir al juicio asistido por abogado

Como hemos visto, ante un juicio por delito leve no es obligatorio ir asistido por letrado. Ahora bien, aunque no es obligatorio, sí que es altamente aconsejable e incluso en alguna ocasión, necesario.

A continuación te damos las razones.

  • Si eres el denunciante

Casi siempre la duda de si contratar a un abogado penalista para un juicio de delitos leves es planteada por el investigado o denunciado, ya que aparentemente es él el que se juega ser condenado. Pues bien, si eres el denunciante también es muy aconsejable contar con el apoyo de un especialista.

En un primer lugar es vital contar con un abogado especialista en derecho penal sobre todo antes de interponer la denuncia. Asesorarte antes de realizar cualquier actuación puede evitarte complicaciones en el proceso e incluso cometer errores.

Un abogado penalista está bregado en el asunto y puede asesorarte en cuanto en cómo actuar, que tipo de pruebas puedes presentar e incluso valorar, en su caso, la responsabilidad civil que puedes solicitar.

Además, en el momento del juicio, podrá hacer valer tus derechos de una forma más efectiva.

 

  • Si eres el denunciado

Si contar con abogado en caso de ser denunciante es muy recomendable, en caso de ser el denunciado/investigado es imprescindible, porque aunque puede salir bien la propia defensa del denunciado, puede encontrarte con muchos contratiempos que si no es conocedor de la ley y del procedimiento, pueden provocar perder el procedimiento y por tanto salir condenado.

En concreto un abogado penalista puede ayudarte en lo siguiente:

  • Para que seas consciente de todo el contenido de expediente. Si no cuentas con un abogado, es probable que no solicites todo el expediente o que no lo comprendas con claridad.
  • Para participar de forma activa en el juicio y enfrentarse a la otra parte con firmeza.
  • Ejercer mejor defensa de tus intereses
  • Enervar la prueba presentada de contrario
  • garantizar la igualdad de las partes, ya que obviamente, si una de las partes acude al juicio con abogado ésta tiene más posibilidades de éxito.
  • Cuestionar la versión del contrario
  • Calificar adecuadamente el delito
  • Prevenir ser condenado
  • Recurrir si la sentencia no es favorable

 

En definitiva, en un juicio de delito leve se debe de probar  los hechos relatados, la autoría de los mismos y enervar la presunción de inocencia. Realizar esto de forma eficaz es complicado si no se va asistido con un abogado penalista.