Una de las situaciones a las que nos podemos enfrentar todos los que somos dueños de animales y sobre todo, de perros, es que nuestro perro pueda morder a otro perro o a una persona, o bien que otro perro muerda al nuestro.

Cuando ocurre esto normalmente nuestra primera actuación es separar a los animales y llevarlos directamente al veterinario, algo muy normal, pero legalmente: ¿Sabemos qué es lo que tenemos que hacer? Y ¿Qué derechos tenemos?

En el post que os traemos a continuación os contamos qué hacer en este tipo de casos.

¿Cómo actuar si un perro me ataca a mí o a mi perro?

Imagínate que vas paseando con tu perro por la calle cuando de repente te ves abordado por otro perro que te ataca a ti o a tu mascota.

En estos casos, lo primero que hay que hacer es separar a los perros para que no se hagan más daño del que se han hecho ya. A continuación, es recomendable llamar a las autoridades, bien a la Policía Local o a la Guardia Civil, para que levante atestado de lo que ha ocurrido y para conformar la denuncia correspondiente. Este paso es muy importante ya que cuando un perro ataca a otro ser vivo, ya sea persona o animal, no debe ir suelto ni sin bozal.

Si el perro es declarado como “Perro Potencialmente Peligroso”  (PPP), éste debería haber ido atado, con bozal y con el dueño que tenga la licencia para llevarlo, por lo que si no ha sido así deberá  ser sancionado administrativamente como le corresponde.

En cambio, si el perro no es un PPP, la Policía puede iniciar un procedimiento administrativo para declararlo como PPP y así tener la obligación de cumplir con la legislación de los PPP.

A continuación, antes de irnos deberemos recoger los datos de la persona titular del perro y del perro para saber si éste sigue el calendario de vacunación. No obstante, esto lo suele realizar la Policía.

A posteriori, deberemos llevar al animal al veterinario, o en el caso de ser nosotros los afectados, acudir  al médico explicando lo ocurrido. Es importante que hagamos fotografías de las heridas y tengamos informes médicos o del veterinario de los daños causados.

¿Qué derechos tengo?

Una vez que ya está curado nuestro perro o nosotros, deberemos saber que podemos pedir una indemnización por los daños causados.

Así lo establece nuestro Código Civil, que en su artículo 1905 señala que el poseedor de un animal o el que se sirve de él es responsable de los perjuicios que causare, aunque se le escape o extravíe.

En definitiva, normalmente el titular del animal que ha provocado el daño debe pagar una indemnización que suele corresponderse:

  • En caso de morder un perro a otro perro: En pagar los gastos veterinarios derivados de las heridas del enfrentamiento.
  • En caso de morder un perro a un humano: Deberá pagar una indemnización por los días de baja que ha tenido que estar la persona, las secuelas que le queden, etc. Algo muy similar a la indemnización de accidente de tráfico.
  • Si el animal ha fallecido, es posible pedir una indemnización por daños morales. No obstante, ésta es muy complicada que la otorguen.

 

Sin embargo, el dueño del perro que ha causado las lesiones puede no ser responsable civilmente, por tanto librarse de pagar una indemnización  cuando el hecho causante de las lesiones:

  • Sea causa por fuerza mayor: En estos casos tendremos cuando el perro se escapa cuando ha habido un incendio, terremoto o ha sido robado.
  • Sea por culpa del perjudicado: Cuando un perro ataca cuando el otro lo incita o por ejemplo cuando un perro ataca a un ladrón que intenta entrar en una propiedad privada.

¿Qué acciones puedo iniciar?

Normalmente, cuando suceden estas situaciones, la víctima puede iniciar varios procedimientos:

  • Procedimiento Penal: En el que se celebrará un juicio leve, por la posible falta de imprudencia en el que se condenará normalmente con una multa. Aunque en este procedimiento también se podrá pedir la indemnización por daños y perjuicios.

 

  • Procedimiento Civil: En el que se le va a exigir el pago de la indemnización. Normalmente, antes de llegar a este procedimiento se tiene que intentar llegar a un acuerdo extrajudicial y si no se llega a este acuerdo es cuando se inicia el procedimiento.

Para ambos procedimientos es importante contar con testigos y, sobre todo, con informes periciales sobre las lesiones ocasionadas por el perro.

Consejos a tener en cuenta

Es importante que se tenga un seguro de responsabilidad civil, ya que si pasa una de estas circunstancias que estamos contando, el seguro se hace cargo de la indemnización.

Para los perros potencialmente peligrosos es obligatorio, para el resto no, pero es muy aconsejable.

En el mercado hay seguros concretos de mascotas. No obstante, en algunos seguros del hogar está incluida la responsabilidad civil por mascotas.