Cuando una pareja se divorcia o se separa  y tienen hijos,  se debe establecer un convenio regulador en el que se fijen unas obligaciones por parte de los padres a los hijos, como puede ser la custodia, la patria potestad, la pensión de alimentos y el régimen de visitas.

En el artículo de hoy nos vamos a centrar en el régimen de visitas, ya que puede dar algún problema cuando no se cumple, ya sea porque el progenitor no custodio no quiere o porque es el propio menor el que no quiere ir con su madre o su padre.

Por ello, a continuación os contamos qué es lo que pasa si no se cumple el régimen de visitas tal como se ha establecido en la Sentencia.

divorce-2755736_960_720

¿Qué ocurre si el progenitor no custodio es el que no cumple con las visitas establecidas?

Como ya hemos indicado anteriormente, el progenitor no custodio, es decir, el que no convive con los menores diariamente,  tiene la obligación de cumplir con lo establecido en Sentencia de divorcio o en Sentencia de Patria Potestad, pensión de alimentos, custodia y régimen de visitas.

Por ello, es primordial que exista este documento exigible.  Si no tenemos un régimen de visitas establecido en  una sentencia judicial, no podremos reclamar nada.

Debemos indicar que antes de la reforma del código penal en 2015, incumplir con el régimen de visitas conllevaba una falta penal que llevaba aparejada una condena de una multa económica y unos antecedentes penales.

En cambio, a partir de esta reforma penal, en la cual se eliminaron las faltas, el incumplimiento del régimen de visitas desaparece y a la única vía judicial que podemos acudir es a la civil, a través de una demanda de ejecución de sentencia.

baby-hand-847819_960_720

¿Cómo actuar en caso de incumplimiento de régimen de visitas por parte de progenitor no custodio?

Son muchas las excusas o lo motivos que alega el progenitor no custodio para justificar su incumplimiento, como por ejemplo el trabajo, que los niños no quieren venir conmigo, a mi nueva pareja no le gustan los niños, etc.

No obstante, independientemente las excusas que ponga el progenitor, se está incumpliendo la Sentencia que establece esta obligación, por lo que deberemos actuar.

Para ello, lo primero es intentar llegar a un acuerdo con el progenitor no custodio para que se puedan cumplir las visitas o para reducirlas o eliminarlas y una vez llegado a un acuerdo, deberemos recogerlo en una modificación de medidas, para que quede establecido en Sentencia.

Si no podemos llegar a un acuerdo, deberemos instar una demanda de ejecución de Sentencia para obligar al progenitor que tiene que cumplir las visitas a hacerlo. Además, en dicho procedimiento se debe hacer hincapié que en caso de volver a incumplir la sentencia se le puede imponer una multa y un delito de desobediencia judicial.

young-girl-2143037_960_720

¿Qué ocurre si es el menor el que no quiere ir a la visitas correspondientes al progenitor no custodio?

En la práctica se ha venido planteando casos en los que son los menores los que no quieren cumplir con el régimen de visitas, ya que no quieren estar con el progenitor que no ostenta la custodia.

Las causas por las que un menor no quiere ir con su padre o madre son muy diversas, no obstante las más comunes suelen ser bien porque el padre o madre custodio ejerce una gran presión o influencia sobre él para que no quiera ir con el otro progenitor, porque el menor tiene falta de contacto o vinculación, o bien porque el menor sufre malos tratos.

En estos casos, para saber qué ocurre si se incumple el régimen de visitas, deberemos estar atentos a la edad del menor.

Si el menor tiene menos de 12 años normalmente el juez entiende que el menor no tiene criterio suficiente para tomar la decisión de no querer ver a su progenitor no custodio, por lo que tendrá que acudir a las visitas.

En cambio, si el menor tiene más de 12 años, éste es oído por los juzgados y se tiene en cuenta su opinión. No obstante, el criterio de la edad no es general, siempre se tiene que tener cuenta la madurez del menor en cada caso concreto.